El Quincenal de Hungría

Relaciones
Nro. 154 Budapest, marzo de 2014

Artículos

Francia y Hungría
Por Teresa De la Vega

Me pasa muchas veces. Se me propone hacer algo, y digo, no. Texto completo >>

Nicolás Sarkozy
Por Sebastián Santos

Me acuerdo que cuando Sarkozy (París, 1955) ganó las elecciones, algunos colegas franceses, indigandos por la victoria de semejante esperpento, después de haberse retorcido en el baúl de la lengua húngara, me llamaron para preguntarme si efectivamente Sarkozy significaba “el que vive entre la mierda”. Texto completo >>

Las diez palabras más bellas
Por José Miguel González

Una revista francesa ha lanzado a sus glorias literarias la pregunta cándida y atractiva de cuáles son las diez palabras más bonitas. Texto completo >>

Nerval y Brassaï: Paris Noctámbulo
Por Camilo Hoyos Gómez

El nombre “La ciudad luz” que se utiliza para referirse a París tuvo que haber surgido desde su propia oscuridad; esto es, desde su noche misma. Texto completo >>

Son muchas más que diez

La primera vez que vine a Budapest me recordó Paris, el río, los edificios de finales del XIX, los tranvías, un París anclado en 1950, justo después de la guerra. Y no es que por aquí no hayan pasado los años, sino más bien que durante mucho tiempo no hubo dinero ni intención de conservar las beldades de antaño. Y así está Budapest, entre ruinas, como en una tragicomedia de Molière, con acento francés. No por nada hace años, ante la negativa del gobierno argentino de turno de hacerlo en la Paris de Latinoamerica, se les ocurrió filmar aquí “Evita”, con Madonna y cia.

Lo cierto es que Hungría está salpicado de marcas francesas, desde los anjous del siglo XIV, pasando por la estación del Oeste construida por Eiffel en el XIX, hasta los vagones del metro, los de Alstom. Sin contar la infinidad de palabras que se mezclan con las otras tantas alemanas, turcas o eslavas que salpican la originalidad del idioma de Árpád y sus congéneres: admirális, affér, agyő, allűr, ankét, apanázs, aperszü, apropó, attasé, bagázs, balkon, bizarr, bizsu, blúz, bonbon, brávó, bravúr, briós, bross, brutális, butik, büfé, dekoltázs, demizson, desszert, dezsávü, dosszié, embléma, evidens, fondü, frankó, fridzsider, frigid, furmint, garázs, garzon, gavallér, improvizál, kampány, káosz, kaotikus, kilincs, kollázs, komód, konferanszié, konkurencia, konnektor, konyak, korrigál, kulissza, kurázsi, kurtizán, kuss, kvártély, lakáj, lakat, lámpa, lazsál, likőr, majó, majonéz, malőr, matiné, medál, menü, miliő, minyon, montázs, muskéta, múzsa, muzsika, neglizsé, neszeszer, nüansz, omlett, orövoár, pantalló, papír, paraj, pardon, parfüm, pikáns, piknik, pipe, plafon, poén, poéta, ponton, porció, precedens, primőr, radiátor, ragu, randevú, raport, razzia, reneszánsz, raparál, repertoár, retikül, retusál, revans, rezsim, rivális, rökamié, rutin, rúzs, sansz, sanzon, séf, sezlon, smafu, szák, szeánsz, szekrény, szerpentin, szervó, szirup, szósz, szuterén, szuvenír, tabló, tárgy, tartár, telefon, terasz, toilette, trikó, trükk, vacilál, váza, vers, vitrin, volán, zselé, zsenáns, zseton, zsűri.


Imagen: Zéfiro Théâtre

El proyecto quincenal | Estadísticas | Publicidad | Correo | ©2011 El Quincenal de Hungría